En España se pone en duda la división de poderes

El analista Anibal Garzón Baeza declaró que España “es uno de los países en donde se pone en duda la división de los poderes”. teleSUR

 

 

Anuncios
Publicado en Reflexiones en Videos | Etiquetado , | Deja un comentario

“Declaración de independencia de Cataluña provoca un estado de sitio del gobierno español”

El Parlamento catalán tras declarar con 72 votos a favor la independencia de Cataluña como Estado independiente y soberano, podría provocar un estado de sitio por parte del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, así lo advirtió este viernes el analista político Anibal Garzón.

Durante un contacto vía telefónica para La Radio del Sur, el analista político explicó que con la decisión de Cataluña, el gobierno español impondrá acciones de represión, militarización y criminalización hacia las personas, movimientos sociales que votaron a favor de la independencia, “el estado de sitio se va a dar a través de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con el objetivo de decir que está bajo la legalidad, pero no está por la legitimidad”.

“Que hoy se haya dado está decisión en el Parlamento catalán, no quiere decir que se haya proclamado la independencia, sino que es un gesto más que la gente está exigiendo un referendo”, dijo el experto en materia política.

Aseguró que hay sectores que apoyan a la dictadura monárquica que van en contra del pueblo catalán que busca decidir su futuro. Igualmente, sostuvo que el régimen español está en una decadencia “no solo en Cataluña, sino en el resto del Estado español y ahora esta situación se llevará bajo cualquier línea de represión más dura por parte del gobierno del Partido Popular (PP)“.

Garzón mencionó que la acción de represión del PP puede generar un apoyo de agente internacionales como la Unión Europea. “Habrá que esperar la respuesta del régimen español. Hay mucha incertidumbre”.

Destacó que con la declaración de la independencia de Cataluña se le está enviado un mensaje claro a Rajoy de que el pueblo catalán no quiere las medidas autoritarias del PP.

Catalanes celebran proclamación de la independencia con 72 votos a favor, 10 en contra y 2 abstenciones:

Durante el proceso de votación de este viernes en el Parlamento participaron 82 de los 135 diputados, por lo que no estuvieron presentes 53 pertenecientes al Partido Popular (PP), Ciudadanos y el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC).

Fue el 1º de octubre pasado cuando en un referendo90% de los catalanes votaron a favor de la independencia de la actual comunidad autónoma dependiente del reino de España

A pesar de esa voluntad popular expresada, la Monarquía española y su Gobierno se negaron a dialogar en igualdad de condiciones políticas, incluso su presidente, Mariano Rajoy, aseguró que impediría la declaración de independencia a toda cuesta.

https://www.ivoox.com/player_ej_21726991_4_1.html?c1=ff6600

https://laradiodelsur.com.ve/2017/10/declaracion-de-independencia-de-cataluna-podria-provocar-un-estado-de-sitio-del-gobierno-espanol-audio/

Publicado en Reflexiones en Audio | Etiquetado , , | Deja un comentario

“La crisis socioeconómica y la corrupción han pasado a un segundo plano en España”

El analista internacional Aníbal Garzón considera que el Partido Popular es una “fuerza corrupta”, que ha desviado la atención con el conflicto nacionalista.

Mientras el Gobierno de España y los medios se centran en la crisis catalana, otros problemas que vive el país como la corrupción, el déficit público y el desempleo han quedado relegados.

Casos de corrupción

Este lunes, una fiscal ha pedido a la Audiencia Nacional, que juzga el caso Gürtel, rebajar la pena al presunto líder de la trama, Francisco Correa. En otro resonante caso, exfuncionarios de la Generalidad de Cataluña acusados de blanqueo de capitales, podrían eludir la cárcel al no tener antecedentes penales y conseguir que la justicia les rebaje la pena de prisión.

Pensiones y salarios

La prórroga de los Presupuestos Generales del Estado —como consecuencia de la crisis en Cataluña—, ha provocado la congelación de las pensiones y el sueldo de los funcionarios. En el Plan Presupuestario, remitido a la Unión Europea el pasado 16 de octubre, se informó que las pensiones solo subirán el mínimo exigido por la ley, es decir, un 0,25 %.

Fuga de empresas

Según datos recientes del Colegio de Registradores de España, desde el pasado 1 de octubre más de 1.600 empresas se han ido de Cataluña. Precisan que en un solo día, unas 100 compañías trasladaron sus sedes sociales a otras partes del país.

Crisis socioeconómica a un segundo plano

En este contexto, el analista internacional, Aníbal Garzón, señala que con la crisis constitucional el Partido Popular (PP), al que calificó de “fuerza corrupta”, busca desviar la atención de los escándalos de corrupción que acechan a esa formación política.

“El crecimiento de la desigualdad, los niveles de desempleo, la austeridad: todos los indicadores socioeconómicos han pasado a un segundo plano con este conflicto nacionalista”, subraya Garzón.

https://actualidad.rt.com/actualidad/253797-crisis-socioeconomica-corrupcion-espana-segundo-plano

 

Publicado en Reflexiones en Videos | Etiquetado , , | Deja un comentario

12 de octubre: De las Américas a Cataluña

Corrían los años 80. Una época de hegemonía del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Felipe González, que pese a seguir teniendo mayoría absoluta en el Parlamento iniciaba su caída paulatina con el respiro temporal de 2004 a 2011. Felipe González, que cada día hacía más visible su derechización hasta ser actualmente teórico derechista del pacto nacional entre PSOE y PP, socios de las “puertas giratorias”, firmó esa misma fecha la aprobación de la Ley 18/1987[1] para establecer como Día Nacional de España el 12 de Octubre.

La misma ley elaborada por el corrupto de las “Tarjetas Black”, el exministro Socialista Virgilio Zapatero, fue aprobada el 7 de octubre de 1987 por votos del PSOE y AP (actual Partido Popular), con la abstención y ausencia de soberanistas catalanes y vascos, y la oposición de Izquierda Unida. El pacto informal entre la vieja socialdemocracia y los conservadores seguía su camino. La breve ley dice que “el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos”.

El Régimen del 78 buscaba enmascarar, no limpiar, el pasado de la dictadura militar de Franco para vestirse de democracia y poder entrar en su modernización con la adhesión a organismos supranacionales como la CEE o la OTAN. Enmascaramiento como el ejemplo del 12 de octubre, que en lugar de romper con una fiesta nacional que el mismo Franco celebraba como “Fiesta de la Raza” y “Fiesta de la Hispanidad” se le etiquetó con otro significante pero con el mismo significado.

Desde hace mucho tiempo el 12 de Octubre ha sido considerada una fecha a condenar por movimientos sociales y conciencias políticas de izquierda, antimperialistas y descolonizadoras, con el fin de condenar la historia sangrienta de la colonización. En América Latina, el primer país que dejó de festejar esa fecha fue Cuba tras la victoria de la Revolución en 1959. Otros países, con proyectos antimperialistas, se han ido sumando en el siglo XXI a esta tendencia. Venezuela en 2002 lo etiquetó como “Día de la resistencia indígena”, como hace Nicaragua. Bolivia “Día de la Descolonización” desde 2011 y Ecuador, desde el mismo año, “Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad”. Algo que no gustó a la monarquía española siendo visible en el “Por qué no te callas” del monarca Juan Carlos I al expresidente fallecido Hugo Chávez en la Cumbre Iberoamericana de 2007. Pero otros países, de hegemonía conservadora, como México, Honduras, o Colombia, si lo mantienen todavía como “Día de la Raza”.

Al igual que en las Américas, en España el 12 de octubre tiene un significado histórico según el contexto político del presente. Años atrás en España, como en la histórica celebración del V centenario en 1992, existía un sentido parecido al de Latinoamérica actualmente. La derecha defiende ocultar el genocidio histórico y tergiversando bajo un enfoque etnocéntrico la tesis de convivencias de culturas, y la izquierda condenando la fecha como una memoria colonialista. Recordando, en el V Centenario en 1992, el lema que se usó ese 12 de Octubre tuvo el significante “La Era de los Descubrimientos”, donde era un momento que España se abría a la comunidad Latinoamericana fundado la Cumbre Iberoamericana en 1991, y se celebró la Expo en Sevilla y las Olimpiadas en Barcelona. Pero parece ser que hoy España viste el 12 de octubre de otra manera.

Ya no preocupa el manipular la historia colonial, ahora el acento está sobre el nacionalismo frente al conflicto con Cataluña. En 2014 el lema que se usó en el llamado Día de la Hispanidad por parte de una de las organizaciones unionistas, Sociedad Civil Catalana, y con la participación de miembros del Partido Popular, fue “La España es de todos”. En 2015, “Barcelona, capital de la Hispanidad” y en 2016 “España en el corazón”. Pero este año, dada la intensidad del conflicto con Cataluña por el referéndum del 1 de octubre, el mismo Gobierno con el Ministerio de Defensa lanzó la campaña “Orgullosos de ser españoles”.

El escenario de un gran desfile militar, con el Rey como Jefe de las fuerzas Armadas, de la presencia de los políticos unionistas (Partido Popular, PSOE, Ciudadanos….), de grandes banderas españolas en tierra y aire, e incluso el símbolo de la bandera española en RTVE1 (algo que no recuerdo otros 12 de octubre) es un aviso simbólico a Cataluña como dice el “libro sagrado” de la Constitución “la monarquía española es indivisible”.

Este 12 de octubre ha sido una presentación más para avisar al Presidente catalán, Puigdemont, y los partidos independentistas, de las garras que tiene España y las consecuencias que sufriría Cataluña si se aplica finalmente el artículo 155 de la Constitución. Un desfile militar, y no cívico, en el Día Nacional que presentó su supresión la semana pasada en el congreso ERC pero fue rechazada por el Partido Popular y el PSOE. A diferencia de otros países, como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, y muchos países de América Latina, la fiesta nacional se presenta con desfiles, y actividades culturales, donde participan diferentes colectivos sociales, y no solo Fuerzas Armadas.

Más allá del carácter arcaico del desfile militar, el 12 de octubre también ha representado la falta de diálogo entre Cataluña y España. Todos los presidentes autonómicos hicieron presencia, excepto el del País Vasco, Navarra y Cataluña. Algo sucedido en años anteriores, pero más como objetivo simbólico que político.

El 12 de octubre podría haber sido un evento previo a las negociaciones. Si Rajoy, y el mismo monarca, estuvieran abiertos a solucionar democráticamente la cuestión catalana, tras el anuncio de Puigdemont de aplazar la República Catalana. Era un momento clave para abrir la puerta a la mesa de negociaciones. La presencia de mediadores en la jornada, y sobre todo del mismo Puigdemont como estrategia diplomática, que no evitaría críticas de sectores catalanistas y españolistas, hubiera generado un clima de confianza. El 12 de octubre, sin olvidar su contenido bélico y colonial histórico, debería haberse bautizado como “Orgullosos de la Plurinacionalidad”. Pero finalmente no fue así, de sueños vivimos algunos. El 12 de octubre de 2017 podrá ser recordado como el evento que pasará a la historia como un punto de quiebre entre España y Cataluña.

Los últimos pasos de la marcha atrás han iniciado su camino. La dialéctica legalidad vs legitimidad está en su punto más extremo. Como abre Eduardo Galeano en su obra Las Venas Abiertas de América Latina – que mejor que recordar su libro el 12 de octubre – “los países se dividen en ganar y otros en perder”. Y los países que ganan son los que negocian.

Pisando suelo, hay tres escenarios posibles para los próximos días dado el esperado cierre a cualquier negociación por parte del Gobierno de Rajoy. En primer lugar, “la ruptura catalana”. Sectores de la derecha catalana, PDeCat, que provienen de un origen no independentista y arrastran sus intereses comerciales, por ello su visión europeísta, pueden claudicar a las presiones del PP y finalmente llevarles a un choque con sectores más independentistas y la CUP, haciendo que la candidatura JXS caiga. Ello puede llevar a consolidar nuevas estrategias a medio plazo entre ERC, Cataluña en Comú y Podem, que apuesten por una Reforma Constitucional en España y que les dé la posibilidad de un Referéndum Pactado. En segundo lugar, “la fortaleza catalana”, es decir, el cierre por parte de Rajoy a cualquier negociación y la aplicación del artículo 155 puede generar un ambiente de represión que haga aumentar la simpatía con la independencia de Cataluña contra el autoritarismo del gobierno español, e incluso ver que respuesta de solidaridad podría crecer en el resto del Estado Español. El gobierno catalán declararía la DUI, y podría ir cuajando presiones internacionales según la represión del PP. Y por último, sin dejar de comentar esta posibilidad hoy impensable,  y depende de las presiones europeas, el PP y el PSOE pueden abrirse llevando a cabo una reforma constitucional que podría acordar dar vía a una nueva reforma y/o aprobación del Estatuto de Autonomía del 2006. De esta manera se buscaría el objetivo de apaciguar, finalmente, el crecimiento del independentismo y generar así una división entre soberanistas e independentistas fieles catalanes, ganando, además, el Estado Español una buena imagen en la comunidad internacional. Las hipótesis irán cayendo o fortaleciéndose en un tiempo muy cercano.

[1] http://www.congreso.es/constitucion/ficheros/leyes_espa/l_018_1987.pdf

Publicado en:

https://elsaltodiario.com/nueva-revolucion/12-de-octubre-de-las-americas-a-cataluna

Publicado en Reflexiones escritas | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Por qué muchos votarán SI a la independencia de Cataluña sin ser independentistas?

En los últimos años la dialéctica nacionalista España-Cataluña ha dado un salto cualitativo histórico pasando de ser visto como un conflicto jurídico y cultural a convertirse en un conflicto político y social. Pasar de qué juristas debatan sobre cuáles deben ser las competencias del gobierno catalán o políticos poner flores a Francesc Macià cada 11 de septiembre, a ser el tema político central de debate en los bares (si no se habla de Venezuela por su constancia mediática), llenarse de banderas españolas y catalanas los balcones, o salir centenares de miles de personas a las calles el día de la Diada. ¿Pero qué fue la esencia qué hizo pasar esta cuestión de la élite política a la base social, hablando tipologicamente? La rigidez institucional española.

Repasemos la cercana historia. El hecho de anular el 28 de junio de 2010 el Tribunal Constitucional el nuevo Estatuto Catalán, votado democráticamente en 2006 por los catalanes y catalanas, por un recurso del Partido Popular que satisfizo también a un sector del PSOE (Bono, Ibarra,…) fue el inicio de la aceleración del sentimiento independentista catalán. Transformando autonomistas y federalistas a independentistas. Un sentimiento que no solo sumaba a independentistas catalanes sino también a un amplio sector de demócratas que empezaban a situar a España como un régimen inamovible, un régimen moderno que no había perdido elementos autoritarios del franquismo.

Las primeras elecciones después de esa sentencia, noviembre de 2010, volvían a dar la victoria a la derecha nacionalista catalana de CiU y se reconfiguraba el juego político pasando como eje prioritario la dicotomía izquierda-derecha (tan recuperada por Norberto Bobbio), como había sido hasta el momento con el Tripartit (ERC, PSC, ICV) gobernando desde el 2003, a una nueva dicotomía nacionalista de independentistas-unionistas. En Cataluña, y también en el resto de España, pese a las graves consecuencias de crecimiento de desigualdades, recortes, desahucios, por la crisis económica de 2008 y sus reformas de austeridad, el nacionalismo, por un lado y por otro, llenaba las páginas de los diarios. Mientras al PP y PSOE beneficiaba hablar de la unidad nacional española en un momento de crisis económica, a CiU le valía hablar de Cataluña. Dos polos de poder a quien les incomodaría por igual el movimiento 15M y otras acciones de protesta social.

Unas nuevas elecciones anticipadas en 2012, con el PP en el gobierno de Madrid, clarificó mucho más el escenario nacionalista. No solo aumentó en votos ERC superando al PSC y siendo ahora segunda fuerza en Cataluña, sino que entró en escena, por primera vez a nivel autonómico, una fuerza independentista y anticapitalista, la CUP. Un paso de la calle a las instituciones burguesas, dado su momento histórico. Unos años atrás, ERC y CiU eran rivales políticos en el juego derecha e izquierda, pero ahora iniciaban su cercanía para realizar una consulta popular legal sobre el futuro de Cataluña. Consulta seguida de cerca por la CUP que dibujaba de esta manera el tema del independentismo catalán como un asunto transversal al entrar conservadores, socialdemócratas y anticapitalistas. Finalmente, la prohibición de la Ley de Consultas por el Tribunal Constitucional y convertirse el referéndum ilegal en un acto de protesta contra el inmovilismo español y como suma de conciencia, llevó a la convocatoria de elecciones anticipativas al 2015. Una nueva fecha que dibujaría la correlación de fuerzas.

CiU, afectada por los casos de corrupción del 3% y el Caso Pujol, pasó de un discurso nacionalista que buscaba simplemente mayores competencias a una visión más independentista, dadas las presiones sociales por el inmovilismo del PP, que le llevó a su ruptura interna. Una ruptura con algunos resultados destacados ya que hizo nacer un nuevo partido que buscaba lavar su imagen de corrupción con CiU, el PDeCat. En las nuevas elecciones, en un alto grado de contradicción entre el gobierno central español y el gobierno autonómico catalán sobre el asunto de celebrar un referéndum oficial de independencia como el que se hizo en Escocia sobre el Reino Unido en 2014, el eje catalanista se unificó en una candidatura conjunta con PDeCat y ERC, quedando fuera la CUP por su contradicción interna entre independencia y socialismo. En septiembre de 2015 se celebraron unas elecciones donde el referéndum de independencia fue el asunto central, dejando de lado otros problemas sociales y económicos, y los resultados lo definen.

La participación fue histórica, cerca del 75%. Junts Pel Si se hacía con la fuerza más votado con 62 escaños del total de 135, pero no obtenía la mayoría absoluta del 50% más 1. Una mayoría que necesitaba el apoyo de la CUP, que consiguió un resultado notable, y casi inesperado, pasando de 3 a 10 diputados. Tres partidos que negociarían el llamado proceso de desconexión para celebrar, quiera o no Madrid, un referéndum de independencia. En el bando unionistas, Ciudadanos pasó a ser la primera fuerza con 25 diputados. Su discurso españolista con un acento moderno, a diferencia del PP, atraía a una parte del electorado de clase obrera y de origen inmigrante de otras zonas de España. Un electorado que no llegó a conseguir, según sus expectativas, la coalición de Catalunya Si que Es Pot, formada por la histórica ICV y por el joven partido de Podemos que era visto como el arma electoral del 15M. Poner los aspectos económicos por delante de los nacionales, en un momento peculiar en Cataluña, y querer resucitar la dicotomía izquierda-derecha por encima de independencia-unión no fue una estrategia productiva. Tampoco para el PSC.

En definitiva, en estos 7 años, desde la anulación por el TC del Estatuto de Autonomía, la situación sobre el estatus de Cataluña con España se ha acelerado en la agenda política y en la conciencia social. ¿Cuál será el resultado?, ¿a qué se llegará?,… todavía existe una gran incertidumbre. De lo que se ha evidenciado durante este tiempo es que más allá de la potenciación de la dialéctica nacionalista entre España y Cataluña también ha nacido, y con fuerza, el debate sobre si España es democrática o no lo es. Si está abierta a nuevos momentos históricos o es inamovible.

El hecho de que un 80% de la población catalana exija la celebración de un referéndum legal, tanto para votar Si como No, mientras las instituciones españolas lo sitúan como anticonstitucional, se dibuja un panorama de una España cada vez más estática e inamovible. Y esto nos lleva a una pregunta, más allá del sentimiento nacionalista tanto catalán como español, sobre, ¿si Cataluña se hiciera independiente podría abrir una brecha que pudiera dar la posibilidad de que España se reformase?

Parece ser que el hecho de situarse como principal dialéctica España-Cataluña, por encima del histórico de la izquierda y la derecha, nos haya eliminado la posibilidad de relacionar las dos contradicciones, las cuales pueden ser complementarias. El 1 de octubre podría ser una fecha histórica no solo para Cataluña sino también para España. Vamos con las hipótesis:

– Si Cataluña se convirtiera en un Estado Independiente el primer marco legal que debería llevar a cabo sería la Asamblea Constituyente. Un proceso que volvería a hacer renacer las contradicciones entre la izquierda y la derecha con debates como el blindaje de derechos sociales, la construcción de un ejército propio y su adhesión o no a la OTAN, o qué tipo de sistema económico y financiero. El papel de lo público y lo privado, y de las multinacionales y la banca. Todo un sin fin de cuestiones en un nuevo Estado que dadas las cercanías geográficas, culturales y familiares abrirían también un espacio de debate y lucha en España para reformar el Régimen del 78 o crear una nueva Asamblea Constituyente, de la que hoy poco se habla.

– Otro punto a señalar es que el hecho de haber sido la política inmovilista del PP, y parte del PSOE, una de las causas del crecimiento del movimiento independentista catalán, la llegada de la independencia de Cataluña haría reflexionar de la necesidad de un cambio de modelo de Estado en España. La necesidad de ofertar un modelo plurinacional y descentralizado para que otras naciones, que deberían tener también su derecho a decidir, como la vasca, la andaluza o la gallega, entre otras, dispongan de la oferta de una España diferente y reformada que por condiciones históricas no ha tenido Cataluña a su disposición.

– El hecho de la creación de un nuevo Estado republicano catalán puede tener sus impactos positivos en el movimiento republicano español si se genera una solidaridad internacional y conexión entre Cataluña y España. Si Cataluña ha conseguido ser independiente también se puede conseguir la III República española.

– No solamente la independencia de Cataluña podría llevar a reformar a España, como estamos presentando en las hipótesis anteriores, sino también al quedar excluida de la Unión Europea por un inicio, como confirman las autoridades de Bruselas, se podrá comparar entre Cataluña y España si ser miembro de la UE es un beneficio para el desarrollo nacional o una pérdida de soberanía. Si disponer de una moneda propia es beneficioso para un país. Hay casos como Dinamarca (estar en la UE pero no tener el Euro) o el Brexit, pero España no los mira comparativamente como lo haría con Cataluña por su cercanía y realidades en conexión. Para los euroescépticos la independencia de Cataluña podría tener sus consecuencias sobre fortalecer la postura de un “Spain-exit” en un país tan europeista como España que fue de los pocos que aprobó la Constitución Europea.

– Y la construcción de un nuevo Estado como el catalán, con sus particularidades, haría las contradicciones de clase social más visibles. Como sucedió también en los procesos de liberación de los años 60 y 70. Una contradicción que al igual que se visibilizará en Cataluña también se hará en España. La derecha española no tendría discurso de uso nacionalista como hace actualmente para tapar sus corruptelas y los impactos sociales y económicos de su austeridad.

En definitiva, que Cataluña decida su destino es un principio de la democracia, la autodeterminación, y la soberanía de un pueblo. Cada persona debe tener derecho a votar libremente. Para algunos Cataluña debe estar en la España actual, para otros Cataluña debe ser parte de una España a cambiar, pero para otros, igual de legítimos, Cataluña debe ser independiente no solo para cambiarse a si misma sino también, dialécticamente, para ser causa del cambio en España ya que no sería la misma. No puede existir la actual España sin reprimir Cataluña, por ello si Cataluña se libera una nueva España nacería.

No es malo aprender de los enemigos, muestran sus debilidades. Por ello, en 1935 el conservador español José Calvo Sotelo anunció en un discurso su célebre frase “Antes una España Roja que Rota”. Calvo Sotelo era consciente que la única manera de preservar la España actual, la inamovible, la del tradicionalismo, la derecha y la élite, era evitar que su España se fracturara. Para él un cambio hacia la izquierda en la España actual era insostenible, un fracaso de adaptación. Pero si la España se fracturará entonces si sería posible un cambio en España, hacia una nueva España más democrática y plural. El 1 de octubre no es solo un proceso hacia la democracia para el pueblo catalán, el 1 de octubre es también un acto de batalla para el progreso y el cambio hacia un Estado plurinacional del pueblo español.

Publicado en Reflexiones escritas | Etiquetado , , | Deja un comentario