Un vecino vasco refuerza a Monedero: “La droga fue utilizada, en Bilbo, como arma política de desmovilización”

El otro juan-c-monedero-eta560día viendo una entrevista en un canal de televisión a Juan Carlos Monedero volvió a salir en el diálogo la denuncia que recibió el fundador de Podemos por parte del sindicato de la misma Policía Nacional Española tras las declaraciones que hizo Monedero en 2013 sobre que las fuerzas del Estado repartían la heroína en el País Vasco para desmovilizar a la juventud de la izquierda abertzale. Este recordatorio me lleva a recuperar un material periodístico que hice hace un tiempo en un barrio periférico de Bilbao, Otxarkoaga, donde un joven vecino hacía memoria de esa estrategia policial corroborando las declaraciones de Monedero.

______________________________________________________________

Hace varios años leí la obra “La red Galindo” del escritor Pepe Reí. En este trabajo de investigación periodística, pero con acento novelesco, el autor informa sobre la trama de narcotráfico en Euskal Herria que dirigieron las autoridades de la Guardia Civil encabezadas por el General Enrique Rodríguez Galindo desde el cuartel de Intxaurrondo (Guipuzkoa). Enriquecido por datos secundarios decidí obtener datos primarios sobre el asunto de las drogas acercándome al barrio periférico de Bilbo, Otxarkoaga.

Otxarkoaga es un barrio nacido en los años 60 por la oleada migratoria laboral que se produjo con el desarrollismo industrial y la apertura económica estatal. El chabolismo fue el modelo de vivienda que predominó hasta que el Ministerio de Vivienda en 1961 aprobó un plan de construcción. En junio de 2008, justamente en el 40 aniversario de la Asociación de Vecinos de Otxarkoaga, la primera que se fundó en Bilbo, se presentó el libro del historiador Luis Bilbao Larrondo “El Poblado de Otxarkoaga”, donde explica el rápido y numérico proceso urbanístico del barrio. El autor señala en un documental de presentación, expuesto en una página web sobre información del barrio, que “se construían las viviendas y luego se urbanizaba, lo que conllevaba un montón de problemas, la falta de saneamiento, de agua, de parques,…”. Nakor, miembro del Gazte Lokala (Asamblea de jóvenes) de Otxarkoaga, argumentó en una entrevista que “las características fueron de construcción rápida, viviendas pequeñas, con muchos problemas, como humedad y espacio. Con el chabolismo que había se decidió construir el barrio en 11 meses, mas de 2000 viviendas”.

La creación de un nuevo barrio obrero con graves problemas locales por las deficiencias de construcción, con similares problemas económicos en sus condiciones laborales, además del contexto de la dictadura represiva de Franco,… produjo un movimiento social de izquierdas muy combativo y unificado que tenía como base de identidad la clase social y el respeto por tendencias nacionalistas prohibidas por el estado. La lucha no solo quedó a batallar contra el franquismo sino el barrio dominado por la vanguardia social de la izquierda abertzale continuó su lucha por el rechazo al nuevo modelo de Constitución Española aprobado en 1978 por referéndum pero sin la aprobación social de los residentes en la Comunidad Autonómica de Euskadi.

A diferencia de otras zonas del estado español donde la izquierda se institucionalizó, aceptando por completo las reglas de juego de la monarquía posfranquista, la izquierda abertzale continuó su lucha como movimiento social y el aparato estatal realizó cambios en su política de represión. Como indica Nakor; “este barrio recibió, como todos sabemos, gran cantidad de droga (donde) en uno de los reportajes que se hizo hace años consideró este barrio el supermercado europeo de la droga”. Anunciando datos estadísticos sobre la consecuencia del consumo de la droga Nakor indica que “se llevó (murieron) aproximadamente a 400 personas del barrio en dos años”, las que tendrían hoy cerca de 50 años, y en total han podido morir por esta causa más de 1000 personas. “La droga fue utilizada como arma política de desmovilización y fruto de ello las acciones armadas de la organización revolucionaria Euskadi Ta Eskatasuna contra narcotraficantes del barrio fueron diversas, sino estoy equivocado fueron 8. El claro objetivo de estas acciones era por la clara conveniencia del estado en que un sector de izquierdas, un sector duro, se desmovilizará”.

Entrando en un tema más actual sobre el barrio de Otxarkoaga, Nakor dice que el narcotráfico actual no es como cuando los  años 80 y 90 sino que existe un nivel más estandarizado y señala “que posiblemente con el uso político de la droga si se ha conseguido eso que ellos (las autoridades) buscaban, que socialmente el barrio ya no sea de izquierdas”. Aún así Otxarkoaga seguramente será de los pocos barrios de Euskal Herria y del estado español que tiene en una de sus plazas una estatua de Marx y de Lenin, dos autores que definieron en libros como “El Manifiesto Comunista” o “El estado y la Revolución” la existencia de los aparatos del estado burgués como instrumento de represión legal y/o ilegal. Algo que Otxarkoaga ha conocido empíricamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones escritas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s