Podemos: Presente, pasado y futuro


Sin títuloEsta entrevista para la revista el VIEJO TOPO está hecha desde la militancia y el respeto al ideario colectivo de una empresa política que ilusiona a pesar de sus contradicciones. Pretende dentro de este compromiso político extraer y analizar aquellos elementos que pueden distorsionar precisamente ese anhelo colectivo, que nació de las mareas y se proyectó en el 15-M y más allá.
 

Aníbal Garzón Baeza es el prototipo del militante de Podemos, proveniente de las tradiciones de izquierdas. Participó en diferentes organizaciones sociales y políticas nacionales e internacionales, sobre todo en América Latina. Es un hombre joven aunque suficientemente preparado. Colaboró con la fundación CEPS (la misma donde trabajó Juan Carlos Monedero o el mismo Pablo Iglesias). Ha sido hasta ahora mismo Secretario local de la cuarta ciudad más poblada en Catalunya, Terrassa. 

Como Aníbal, también el entrevistador (Eduardo Luque) es militante de Podemos y estuvo asesorando a algún dirigente político latinoamericano. Los dos coincidimos en que la teoría propuesta por los dirigentes de Podemos tienen sus raíces teóricas en la influencia de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. Desde esta perspectiva intentamos a través de esta entrevista relacionar los grandes conceptos teóricos con la experiencia práctica que se sigue en los Círculos de Podemos. Es lo que en palabras de Laclau se define como Populismos……o  hegemonía sin revolución

La propuesta política de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe es, como hemos dicho, el principal asidero teórico del núcleo fundador de Podemos. Bebe sus fuentes de autores como Luis Althusser que entendía el modelo social capitalista no como “totalidad” sino como estructuras separadas donde lo económico, lo político y lo ideológico están separadas y son independientes. Su interacción es meramente coyuntural. Para Laclau la lucha de clases dejaba de ser el motor de la historia. Se descarta la explotación de la clase obrera en el capitalismo como base del cambio social. La inexistencia de esta fuente primaria de opresión, genera que sean otras las identidades sociales alternativas que se creen, (feminismo, ecologismo…) aunque independientes entre sí puesto que no tienen un núcleo común originario, serán las encargadas de generar el nuevo discurso político.

Eduardo Luque: Tu integración en Podemos es desde casi su fundación. En este año y medio largo, ¿qué evolución ha hecho desde lo político-concreto el conjunto de la organización? y especialmente ¿cómo se ha vivido desde los Círculos el proceso de nacimiento, creación y situación actual del proyecto?

P1020976Aníbal Garzón: Hay dos dimensiones, que deben ser convergentes y que debemos analizar en el proceso temporal desde el lanzamiento de Pablo Iglesias de la prefundación de Podemos en enero de 2014. Uno es el espacio organizativo e ideológico interno, y otro es el contexto político electoral que en dos años (2014 y 2015) se celebraran todas las elecciones posibles; europeas, municipales, autonómicas y las generales el próximo 20D. Desde mi punto de vista, creo que el espacio electoral ha sido el objetivo principal de Podemos por encima del espacio organizativo e ideológico, y esto ha tenido sus dolencias. Posiblemente el buen resultado de las europeas y los posteriores barómetros provocó esta inclinación de mirar antes la papeleta electoral que la estructura organizativa y el debate político interno. El férreo enfoque electoral, y la constante campaña de aparecer sus líderes en medios de comunicación, ha hecho que se dejará de banda el aspecto organizativo y eso ha provocado una brecha entre líderes y bases. Muchos círculos, consejos local, e incluso autonómicos, han perdido gran parte del entusiasmo inicial a causa de sentirse muy olvidados. En general, las bases de Podemos se han sentido muy abandonadas como actores activos del proceso de Podemos, y en muchos momentos se han visto vestidos como títeres para las campañas electorales o como simples votantes que pueden reproducir sus votos en familiares y amigos. Esperemos que el aspecto organizativo a nivel estatal, que no es un proceso fácil  a corto plazo, huelga decir, sea el principal punto objetivo para el 2016, un año sin elecciones y Podemos con su institucionalidad parlamentaria y recursos propios. Además es necesario trabajar el trabajo ideológico y la formación de las bases bajo la construcción de objetivos políticos concretos y no principios bastantes movibles que finalmente crean una complejidad interna llena de contradicciones, como en el caso de temas tan trascendentales como la situación catalana o vasca, el tema de la deuda, la república, o la renta básica. Queda muy vacío de contenido subrayar simplemente todo con el “derecho a decidir”.

E.L: Laclau otorga un rol predominante a los intelectuales. Serán ellos los encargados de la construcción de “agentes sociales”. Se ha achacado a Podemos su excesivo “intelectualismo” ¿Según tu parecer y en este aspecto concreto, percibes esa  correspondencia entre las teorías de los postmarxistas y la configuración de la cúpula de podemos?

A.G: No hay que olvidar que Podemos nace de un experimento político social y comunicativo en la Universidad Complutense de Madrid, sin dejar de lado el contexto socioeconómico de la crisis de 2008 como acompañante objetivo y el 15M como movilización popular espontánea subjetiva de mayor impacto. Todo proceso de cambio o revolución tiene sus intelectuales orgánicos, como señala Gramsci, pero la principal cuestión es si esos intelectuales nacen de una estructura orgánica que se va fortaleciendo o son ellos los que intentan crear esa estructura que no ha nacido por si sola de manera colectiva. Desde mi punto de vista, y a diferencia de algunos procesos latinoamericanos construidos de abajo hacia arriba con líderes que han salido de movimientos sociales, el hecho de aparecer Podemos del intelectualismo de la docencia universitaria y su rol en los platos de televisión y no desde luchas sociales (y sin ocultar la larga experiencia de muchos líderes de Podemos en movimientos sociales), ha provocado que Podemos no haya sabido aglutinar a diferentes agentes sociales, desde movimientos antideshaucios (fortalecer el vínculo con la PAH), por los derechos sexuales (trabajo con actores homosexuales y transexuales desde una visión económica), actores sindicales (no participar el 1 de Mayo), movimientos republicanos (no acciones el 14 de abril) e incluso aspectos directos con las luchas nacionales periféricas. El elitismo de Podemos se ha centrado en un objetivo que antes hemos señalado, las elecciones con el afán de ganar, pero se ha olvidado de algo trascendental y muy propio de las bases, las luchas sociales cotidianas.

E.L: Los postmarxistas ven en la existencia de un líder carismático el medio para hacer converger las diferentes demandas democráticas en un frente político común “la unificación simbólica de un grupo en torno a una individualidad es inherente a la formación de un pueblo dice Laclau” ¿Se tiene en las bases de Podemos la sensación de un exceso de personalismo de alguno de estos dirigentes, una acumulación de un exceso poder, incluso el de ungir a los dirigentes territoriales?

A.G: Justamente el hecho de enfocar la unidad por medio de un líder carismático y no por unos valores, ideologías, u objetivos, puede provocar grandes contradicciones internas. En Podemos actualmente existe una gran variedad de perfiles que la aparición de Pablo Iglesias y su llamado para construir Podemos aglutinó a todos estos perfiles que en un inicio solo les une un lema, “malestar con la situación actual económica y política tras grandes casos de corrupción, privatizaciones y efectos de crecimiento de pobreza”. En esta variedad podemos encontrar desde posiciones marxistas, socialdemócratas tradicionales, e incluso posturas conservadoras en muchos puntos, que tarde o temprano puede generarse un estadillo interno pero que a corto plazo un líder genera cohesión, aunque con gran difuminación ideológica. Si en lugar de construir Podemos debate e ideología propia desde las bases tiene como funcionalidad escuchar a un líder en televisión, o verle en un mitin, finalmente se puede construir un fenómeno poco democrático a nivel interno y el empoderamiento y la participación ciudadana que tanto se utiliza como principios serán simples vocablos sin ninguna práctica. Si hablamos de nueva política, la nueva política no debe ser un simple espectáculo de líderes que las masas siguen, porque entonces se caen en valores caducos que reproducen el mismo sistema de partido viejo, sino una construcción de esas masas para estar preparadas para un verdadero cambio político y económico. Sin conciencia colectiva de principios y valores no hay posibilidad de cambio de modelo.

E.L: La estrategia populista, tal y como la entiende Laclau conlleva que las organizaciones de base, los círculos, han de tener un papel  bastante testimonial, eso se ejemplariza en la caída de la propuesta de renta básica para que no chocara con el discurso más interclasista de la dirección. ¿Eres de esta misma opinión? ¿Que marco de actuación y de control tienen estas organizaciones de base sobre la dirección?

A.G: Siguiendo esa tesis de Laclau, justamente ubicar a las bases sociales, los círculos en el caso de Podemos, como papel testimonial y no como motor activo de construcción política, es algo que es insostenible si se quiere realizar un cambio de modelo. Ahora si se quiere reproducir el capitalismo, ubicando a la mayoría como actor pasivo, entonces si que es una estrategia válida. Las experiencias que he podido conocer en Cataluña principalmente, compartiendo con secretarios, consejos o círculos, es que el hecho de generar un papel testimonial a las bases ha hecho que la sensación de motivación y participación que había en mucha gente tras las elecciones europeas se haya esfumado. Esa gente pueden seguir siendo votantes de Podemos, en una gran parte, pero no han cuajado como militantes por existir un cierto olvido de los círculos y los consejos por parte de la élite. Entonces aquí viene la cuestión, la élite de Podemos quiere un gran saco de votantes con un simple partido de cuadros, o un amplio partido de militantes. Si es lo primero, entonces está cayendo en la vieja política. La búsqueda de votantes por encima de militantes a formar ha hecho que Podemos moderé mucho su discurso y su programa, además de sus deficiencias organizativas, ya que busca a corto plazo, como objetivo principal, el número máximo de votantes para llegar a la Moncloa.

E.L: Otro de los achaques que se hacen a Podemos es su indefinición ideológica sobre los grandes temas políticos (la monarquía/república, Euro si o no, la Troika, la posición de Pablo Iglesias sobre Syriza…) ¿Cómo viven las bases de Podemos estos aparentes cambios de actitud política?

A.G: Respecto a la poca claridad ideológica en varios temas se ha buscado un simple objetivo, evitar los etiquetajes políticos (por algo se decía no somos de izquierda y de derecha) para obtener el mayor apoyo popular a nivel electoral. ¿Pero que ha provocado esto? La principal consecuencia de Podemos es que grandes cuadros de izquierda finalmente se han ido alejando de Podemos, y posiblemente por la estrategia populista y electoralista les haya sentado bien a elite de Podemos. Es decir, si gente muy válida en Podemos por su experiencia histórica en movimientos sociales y su compromiso voluntario en sus barrios o ciudades, y que pueden aportar mucho a la organización, a la vez acaban utilizando significantes de su ideología como República, Venezuela, Críticas a Syriza, No al Euro, Audeterminación en Cataluña, Criminalizar el terrorismo de estado en el conflicto vasco, u otros conceptos tan deformados en la ideología dominante del sistema, la élite del partido puede acabar analizando que esas personas pueden valer cualitativamente a largo plazo para construir cuadros políticos pero no son válidos en la realidad actual al poder perjudicar sumar votantes. A esto, podemos decir que hay dos tipos de arquetipos en las bases; el pragmático y el ideólogo. El primero poco habla de ideologías, valores y definiciones claras, sino simplemente de mejorar la situación económica actual y acabar con la llamada crisis. Y esto puede llevar a repetir el modelo del PSOE en los años 80, y hacernos ocultar una vez que el modelo capitalista no es sostenible. Y el segundo, el ideólogo, te habla de un proyecto definido sobre qué queremos después del Régimen del 78, y el hecho de no ser claros a nivel de partido y de haber trabajado esto con las bases hace que muchos ideólogos se sientan desplazados y finalmente dejen de militar en Podemos. El problema, y algo que se ha repetido en la historia, es que el vacío de buenos ideólogos de base sea ocupado fácilmente por oportunismos.

E.L: Aparentemente Podemos ha ido diluyendo sus posiciones políticas de izquierdas en un cierto viraje hacia el centro para hacer el discurso más “interclasista” ¿Este aparente cambio de paradigma se percibe en las bases de la organización en los círculos? ¿Cómo se vive?

A.G: Si que es verdad que el discurso clasista en Europa Occidental fue perdiendo su acento desde el final de la II Guerra mundial con el crecimiento de la llamada “clase media”. Y justo después de la caída de la URSS y la aparición de los llamados ecosocialismos provenientes del eurocomunismo también fueron difuminando la lucha de clases y la batalla contra el capitalismo. Podemos nace en un momento donde la izquierda europea, con algunas excepciones, está totalmente insertada en el modelo capitalista. Una izquierda que no busca rupturas, sino reformas, una izquierda que recuerda a la II Internacional Socialista y al renegado Kautsky que Lenin subraya en su obra. En Europa del siglo XXI parece que hablar de clase es algo antiguo. Podemos hablar de género, medio ambiente, etnias, naciones, población vulnerable… pero no de clases. Esta lectura la hago para entender en qué momento de la historia dominante nace Podemos. Lo que si que creo que debe hacer Podemos es su estrategia de ir generando una ideología contrahegemónica, algo que tanto han ido trabajando con conceptos como casta, es volver a recuperar, o al menos reformular en el siglo XXI; el concepto de clase social en un momento donde en España con el crecimiento de la desigualdad se empieza a visibilizar mucho más esa categoría. Además, justamente, en un momento donde Podemos se ha querido etiquetar fuera del marco ideológico del capitalismo que el mismo senador conservador italiano Norberto Bobbio definió, izquierda y derecha, que nace en la Revolución Burguesa de Francia, es importante recuperar el discurso clasista entre pobres y los ricos. Conciencias objetivas por encima de subjetivas. En lo referente a las bases, dado que ha ganado el pragmatismo por encima de lo ideológico, desde mi punto de vista, y creo que también es visible en la élite de Podemos,  la moderación del discurso principalmente afectó al sector ideológico de las bases. El sector mas definido políticamente con la izquierda rupturista o revolucionaria.

E.L: Cómo se ha vivido esta transformación del discurso de Podemos, com  por ejemplo desde aquel  (la  solución es mandar a los banqueros a prisión) a hablar de “empresarios honestos” en alusión a la familia Botín.

A.G: Podemos tuvo un punto clave tras el resultado de las elecciones europeas. Ese buen resultado creó la esperanza de poder ganar las elecciones estatales del próximo 20D. Una visión muy holística por el centralismo cultural bastante presente en Madrid, sin obviar excepciones, ya que ha sido en todo momento el objetivo principal y no el de las elecciones autonómicas o municipales. Con el objetivo de querer ganar las elecciones estatales Podemos moderó su discurso y aquí nacen dos interpretaciones. Digo interpretaciones porque el hecho de ser una estrategia de la elite sin debatir con las bases, por tener el aspecto electoral por encima del organizativo ideológico interno, muchas veces hace que se generen simples interpretaciones subjetivas. Desde mi punto de vista, la primera interpretación que es más pesimista hace hincapié en que Podemos es una fuerza que se ha moderado por si misma al ver que existen limitaciones estructurales para realizar cambios y por lo tanto las restricciones de la Economía Internacional, la Unión Europea y el Estado Español no da la posibilidad a hacer mucho más. Es justamente un discurso que se asemeja a la estrategia que ha justificado Alexis Tsipras en Grecia. Y como segunda interpretación existe la más optimista que hace la lectura sobre el choque entre hegemonía ideológica y la contrahegemonia. Dado que los medios de comunicación españoles son la gran mayoría poco democráticos y a la vez el pilar esencial de construcción ideológica del sistema, para evitar que Podemos sea etiquetada de algo peyorativo que el mismo sistema ha construido, como etiquetas de comunistas, chavistas, anticapitalistas, antidemocráticos o populistas, y así poder conseguir que exvotantes del PP y PSOE que son a la vez de clases populares existe la lógica de moderar el discurso para hacer frente a esas etiquetas y ganar votantes. Esto sería principalmente por el objetivo de conseguir romper con el bipartisimo.

E.L: Laclau y Mouffe reivindican una parte del ideario gransciano, aunque se apropian, en mi opinión, del conjunto del  pensamiento para dirigirlo a objetivos diametralmente opuestos a los perseguidos por el pensador italiano. En ocasiones la dirección de Podemos también ha utilizado citas de este pensador. ¿en qué medidas las ideas del pensador marxista italiano se reflejan en el ideario de Podemos? ¿Podemos hablar en las formulaciones de Podemos de un Gransci sin Gransci?

P1020998A.G: Uno de los puntos esenciales del marxismo es adaptar la guía de los teóricos a las condiciones de la actualidad en un país concreto, pero siempre evitando tergiversaciones de principios que tanto se han usado. Gramsci murió casi hace 80 años, cuando la sociedad de la información no era del mismo nivel que actualmente. Creo que más que propagar las ideas del Gramsci la élite de Podemos aprendió de la importancia de sus ideas para leer la historia. Esto es algo similar, y sin hacer comparaciones con Podemos, sobre que el capitalista sin ser marxista ha aprendido más de la obra de El Capital de Marx que el proletariado. Los líderes de Podemos, profesores universitarios que muchos han trabajado bien el paradigma gramsciano en sus tesis doctorales incluso, aprendieron que para generar rupturas en la ideología hegemónica del capitalismo español era necesario hacer uso de los mismos medios de comunicación de masas del poder e intentar, con un mensaje repetitivo, generar dudas sobre los conceptos que vemos tan normales. Ese fue el experimento de la Tuerka y su salto a los medios de comunicación de masas del sistema. Y poder mediante esos medios institucionalizar conceptos que estaban marginados en una izquierda rupturista minoritaria como Régimen del 78.  Por lo tanto, según el programa de Podemos y su estructura política e ideológica no podemos decir que Podemos sea gramsciano, pero si podemos subrayar que los líderes de Podemos han sabido usar leer bien las directrices de Gramsci para hacer política comunicativa.

E.L: ¿Los resultados en las últimas elecciones en Terrassa fueron muy buenos. Que parte de esos resultados lo atribuyes al proyecto de confluencia con otras fuerzas?

A.G: Creo que los resultados a pesar de ser buenos deberían haber tenido que ser mejores. El hecho de que el PSC fuera la primera fuerza una vez más desde 1979, en un momento de crisis política y económica, dejó un sabor agridulce. Terrassa en Comú, confluencia conformada por ICV, EUiA, Podemos, Guanyem, y la ciudadanía de Terrassa, consiguió ser la segunda fuerza más votada con 6 concejales del total de 27 y detrás del PSC con 9.  Creo que hay que analizar dos aspectos de estas elecciones municipales, de gran importancia a nivel autonómico al ser Terrassa la cuarta ciudad más poblada. En primer lugar no fue fácil crear la confluencia local ya que estructurar en una misma organización electoral a partidos, organizaciones, ciudadanos, que vienen de diferentes realidades puede crear también disputas internas que a veces complican el trabajo. Y siempre una mejor organización interna puede provocar un mejor resultado electoral. Y como segundo punto, sinceramente existió una gran confusión en el electorado. Mucha gente, principalmente gente que ha votado normalmente al PSC, gente de barrios periféricos de la ciudad de origen inmigrante de los años 60 y 70 que no suelen votar en mayoría a partidos catalanistas como CUP, ERC o CiU, o a la derecha españolista del PP, desconocía a Terrassa en Comú y quería votar a Podemos pero al no salir en la papeleta no lo pudo hacer y finalmente volvió a votar al PSC. Posiblemente si en la papeleta electoral hubiera sido visible la participación de Podemos, que no se pudo hacer por lo que se aprobó en la Asamblea Ciudadana de Vista Alegre de no poder participar electoralmente Podemos con su logo aunque diera apoyo a candidaturas populares, la historia hubiera cambiado y se hubiera generado un trasvase de votos del PSC a TeC. Quedaría la duda de si ese trasvase hubiera llegado a un nivel cuantitativo que generase dialécticamente un cambio cualitativo, TeC la primera fuerza. El hecho de que la ciudadanía votante, y no solo en Terrassa sino en muchos municipios, quisiera votar a Podemos en elecciones locales por ver a Pablo Iglesias en la tele, e incluso sin conocer a los candidatos municipales, reafirma la trascendencia de los medios de comunicación en la política. Pero también que refleja el grado elevado de despolitización social en el Estado Español, convirtiéndose la política en querer votar a un famoso y no por un programa electoral.

E.L: En cambio los resultados en las autonómicas no fueron los esperados. ¿Cómo analizas el cambio de tendencia en tan poco tiempo?

A.G: Los resultados autonómicos no fueron los deseados creo que por varias razones. En primer lugar el carácter plebiscitario de estas elecciones, donde mediáticamente se construyó un conflicto España Vs Cataluña. Por lo tanto los partidos que no entraban tanto en esa dicotomía, Catalunya Si que Es Pot (donde iba Podemos) en la izquierda y Unió en la derecha fueron los más perjudicados. En segundo lugar, creo que la campaña fue dirigida desde Madrid, dando incluso más boom mediático a Pablo o Iñigo que al candidato Lluís Rabell. Más allá de los conceptos nacionalismo, independentistas, regionalismos, y otras categorías, objetivamente no hay que olvidar que Cataluña es catalanista, es decir, que existe una realidad propia y muy diferente a la del resto del Estado Español. Y no es decir que mejor o peor, solo diferente. Y esto no es de ahora. Viene de mucho tiempo atrás. No nos olvidemos de sucesos peculiares en la realidad catalana como diferencia de España; desde la Semana Trágica y la fuerza del anarquismo a principios del siglo XX a diferencia de ser más fuerza el comunismo en el resto de España, o cómo se vivió la II República donde Lluis Companys declaró la Independencia Catalana en Octubre de 1934, o la derrota de Cataluña en la Batalla del Ebro como pérdida de la Guerra Civil, o el proceso de industrialización catalán en una España desindustrailizada, o la catalanización de la misma burguesía catalana a diferencia de la españolización de la gallega y en parte la vasca. Por lo tanto, no es fácil desde Madrid construir política y discurso en Cataluña, eso puede generar un rechazo electoral por el sentimiento de propia autonomía que hay en la sociedad catalana. Así perfiles de Madrid ser más mediáticos que perfiles catalanes fue un gran error de campaña. Y en tercer lugar, pactos electorales de la élite de partidos en despacho, con ratificaciones mediante votaciones de supuestas bases por Internet, y no desde un debate social y político de las bases de manera participativa también fue uno de los errores que generaron un malestar. La candidatura no fue una confluencia sino una coalición, y a veces las coaliciones en lugar de sumar restan. No nos olvidemos del desastre de la coalición nacional de IU y PSOE en el año 2000, una derrota que dio la mayoría absoluta al PP. Se de mucha gente que podían haber sido votantes de Podemos que al no estar cómodos con ese pacto finalmente votaron a las CUP, y no por ser independentistas sino por ser la única fuerza política que junto a CSQP ponían acento a su programa contra las políticas neoliberales, e incluso de manera más radical.

E.L: Se apuntaron, tras las elecciones municipales, multitud de errores en la gestión organizativa de la campaña electoral. ¿En qué medida esta sensación se ha proyectado en las elecciones autonómicas?

A.G: En el caso de Terrassa no hubo grandes contradicciones entre compañeros de IU, ICV, y Podemos, ya que al tener la experiencia de confluencia en TeC ya llevábamos trabajando conjuntamente meses. Incluso, pese algunas diferencias políticas con tanto trabajo arrastrado a nivel local luego tuvimos buena sintonía en la campaña autonómica. Bien coordinados, buena comunicación, muy buen respeto. He de decir que aprendí personalmente mucho de gente con años de experiencia. Llegó una momento que dejamos las siglas atrás y nos pusimos a trabajar como personas y vecinos de la ciudad. Pero esta burbuja no era algo cotidiano en otros municipios. En la mayoría de casos Podemos se pudo presentar como agrupación de electores o en candidaturas populares que posiblemente no estuviera ni ICV ni IU y por lo tanto fueron rivales electorales. Una rivalidad que pudo generar heridas ya que en las campañas electorales muchas veces se genera una sensación de histeria política y de ataques a cualquier partido que está en la competencia electoral. Entonces tras esa pugna que se generaría entre Podemos y ICV-IU en la campaña electoral no es fácil luego a corto plazo, sin debate previo al menos en el caso de Podemos, poner a trabajar a todos en una candidatura conjunta. Las pugnas, las rivalidades, los choques no desaparecen. Y por eso la estrategia electoral autonómica, muy centralizada desde la élite y no desde las bases acabó generando daño organizativo en Podemos. Mucha gente de la misma organización criticó que Podemos dejaba de lado la sensación de nueva política al hacer pactos pre-electorales, y de escritorio, con la vieja política.

E.L: La dimisión de la responsable autonómica de la formación (Gemma Ubasart) ha cogido por sorpresa a los Círculos de Podemos y a gran parte de la opinión pública. ¿En qué medida ha sido consecuencia del escaso éxito cosechado en las autonómicas?

A.G: La secretaria general catalana Gemma Ubasart ya hizo explicita las causas de su dimisión en una entrevista a los medios de comunicación. Más allá de sus sensaciones personales, o sus contradicciones entre la realidad catalana y el trabajo desde Madrid, cosa que antes hemos señalado, Gemma es la que mejor lo puede explicar. Creo que su dimisión ha podido tener algún grado de relación con el resultado electoral, como aspectos de motivación, pero no ha sido la causa principal. Gemma es una profesora de universidad muy centrada en su trabajo, con nuevas responsabilidades familiares, y que ella misma decidió no ser asalariada del partido, ni presentarse en las elecciones autonómicas, ni en las primarias de Podemos. Por lo tanto, su decisión refleja que ella estuvo centrada en construir el CCA para la primera etapa, desde de las primarias en febrero, y después de las elecciones autonómicas esa primera etapa finalizó. Ahora es importante que tras el resultado Podemos Cataluña sepa hacer una buen análisis crítico y construir liderazgos propios de Cataluña y no que tengan que venir de Madrid, y sobre todo trabajar un buen hilo organizativo, político e ideológico, entre las bases y la élite. Con la mayor participación autónoma.

E.L: Tú perteneces por tu condición de Secretario Local, al órgano de dirección de la comarca y a nivel de Cataluña. ¿Cómo está la situación de los círculos Podemos en Cataluña?

A.G: Tras un año electoral como punto objetivo central de la agenda de Podemos, dejando de lado puntos organizativos, existe un malestar amplio en los círculos y sobre todo una sensación de desubicados. Es tan bajo el trabajo organizativo que se ha podido realizar con los círculos que existen incluso deficiencias sobre cuáles deben ser sus competencias. Las diferencias entre los círculos y consejos (parte ejecutiva) no son claras en los militantes, y por ello es necesaria mucha formación política organizativa. Dado que hay confusiones en las competencias muchas veces se provocan conflictos internos graves, y eso hace, entre otras muchas cosas, que la llamada Comisión de Garantías no deje de recibir denuncias de militantes. Por lo tanto, y como he señalado antes, Podemos necesita trabajar mucho el aspecto organizativo que es de suponer que sea uno de los pilares esenciales cuando finalicen las elecciones generales. Los conflictos personales ha hecho que gente muy válida se acabe yendo a casa, y si se quiere un verdadero cambio de modelo esa gente es muy necesaria ya que los cambios en profundidad no se hace solo con papeletas cada 4 años sino con mucho trabajo en la calle.

E.L: El teorema de Laclau-Mouffe al limitar la acción política al campo del discurso cultural, carece de otra visión que no vaya más allá de la construcción de sujetos políticos efímeros, mediáticos o mediatizados. Podrá sobrevivir Podemos a unos resultados electorales no excesivamente buenos en unas elecciones generales.

A.G: El famoso discurso de Pablo Iglesias, posiblemente inspirado en el discurso de Hugo Chávez en 1992 con su famoso “Por Hora”, “Es verdad que los partidos de la casta han recibido probablemente el más serio correctivo de su historia en las urnas. Tengo que decir que por Ahora no hemos podido cumplir con nuestros objetivos de superarles en la urnas”, tuvo un impacto que ha generado un alto compromiso. El compromiso de ser el único partido estatal, situado a la izquierda, que puede derribar el bipartidismo histórico PP-PSOE. El hecho de marcarse una objetivo tan ambicioso puede provocar en las elecciones del 20D una sensación de fracaso. Es como en el caso de las elecciones catalanas. Mientras la CUP celebra que consiguió 9 diputados, para CSQP es un fracaso obtener 11. Posiblemente, y visto desde el punto positivo, las elecciones del 20D pueden situar a Podemos en una realidad sobre que no es tan fácil ganar unas elecciones un partido con dos años de historia y que posiblemente el salir sus líderes en tertulias televisivas no sea el único mecanismo, sino la necesidad del trabajo coordinado con el tejido social en las calles. Así que Podemos debe ir con un discurso ganador en las elecciones en su discurso mediático, eso está claro, pero debe saber preparar el camino para centrarse en las elecciones de dentro de 4 años, unas elecciones donde tendrá un alto nivel de maduración organizativa. Y sobre todo, ya que será difícil la victoria electoral hay que marcarse objetivos a corto plazo y el principal para ir derribando el sistema debería ser conseguir que se ejecute el pacto entre PP y PSOE para desenmascarar de una vez esa falsa izquierda y derecha. Puede que la cosa se complique sobre conseguir ese pacto con el crecimiento de Ciutadans. Yo opino que la única victoria a corto plazo posible de Podemos es esa, conseguir que se de un pacto gubernamental nacional entre PP y PSOE, lo que se ha llamado partidos de la casta.

E.L: ¿Habrá un podemos más allá de Pablo  Iglesias?

A.G: También hay un PSOE más allá de Pablo Iglesias Posse, pero la diferencia es que cuando fue fundado el PSOE por este señor era un partido marxista y ahora es antimarxista. Que Podemos continúe más allá de Pablo Iglesias seguramente, la duda es cuáles serán sus etiquetas ideológicas, que ya se deberán tener más solidificadas. Posiblemente se puedan ir apoderando de etiquetas que actualmente se han ido ocultando; III República, Derecho de Autodeterminación, No a la Unión Europea del capital, Nacionalización de la Banca,… el tiempo dirá.

Entrevista publicada en la Revista “Viejo Topo” número 334. Noviembre. Elaborada Por Eduardo Luque.  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones escritas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s