La CUP y la sentencia final: Posibilidad de cambiar España desde Cataluña

242003-944-6292015 finalizó. Año que será recordado de mucho ajetreo en la política electoral española. Elecciones locales, autonómicas y estatales, acompañadas de las elecciones autonómicas catalanas maquilladas como proceso soberanista, y la caída de la hegemonía del  bipartidismo PP y PSOE con la entrada en la escena institucional estatal de PODEMOS y en menor medida CIUDADANOS. Una caída que ha dado pie a un nuevo escenario de pactos post-electorales estatales nunca vividos en el Régimen del 78. Pactos que tienen mayor complejidad al existir al mismo tiempo el proceso de conformación del gobierno español y el gobierno catalán.

Actualmente Catalunya observa España, y España observa Catalunya, en una situación similar, “la investidura y conformación de gobierno”. Y pese a vivir momentos paralelos poco se está hablando de una posible correlación con el llamado efecto dominó, la relación causa-efecto, es decir que un decisión política en un territorio puede provocar consecuencias drásticas en el otro. Consecuencias en España según lo que suceda en Catalunya, ya que por agenda Catalunya debe dar antes el paso.

En Catalunya un escenario probable es que la CUP dé la investidura al líder de Junts pel Si Artur Mas. Mañana domingo 3 de enero el Consejo Político de la CUP debe romper el inesperado empate asambleario del pasado 27 de diciembre. Esta decisión daría gobierno a Junts pel Sí para llevar, supuestamente, su Hoja de Ruta Independentista. Si esto sucede puede existir la consecuencia de darse mayor legitimidad a la creación de un Gobierno de Unidad Constitucional Nacional español entre PP, PSOE, e incluso con apoyo de Ciutadans (los tres partidos que presentaron al Tribunal Constitucional un recurso de amparo contra Junts pel Sí y la CUP por la Declaración de Ruptura de Catalunya). Otro de los efectos buscados con este gobierno de Unidad Nacional será potenciar un discurso chovinista y patriótico españolista más radical que culpabilice la postura de la principal fuerza de oposición, Podemos, para generar brechas entre la organización catalanista apadrinada por Ada Colau, En Comú Podem, que obtuvo grupo parlamentario propio, y la organización más centralista liderada por Pablo Iglesias.

El otro escenario  es que si finalmente la CUP no inviste a Mas se deberán convocar nuevas elecciones catalanas para el mes de marzo. Este panorama no solo traerá otro contexto político en Catalunya sino también en España. La derrota de Mas en la investidura podría ahogar definitivamente a Convergencia, después de su ruptura interna con Unió y los casos de corrupción de su patriarca Jordi Pujol, dando así más oxígeno a ERC que de momento es la que apuesta más tímidamente en Junts Pel Sí pero la que sale más valorada si utilizamos como barómetro los resultados de las elecciones Generales superando ERC con 9 escaños la candidatura de Mas que obtuvo 8. También, si se producen nuevas elecciones autonómicas se dan rumores, muy realistas,  en algunos medios de comunicación[1] que la carismática Ada Colau podría presentarse para la Presidencia de la Generalitat y ganar las elecciones. Una hipótesis que se genera tras hacerse En Comú Podem como primera fuerza en Catalunya en las Elecciones Generales con 12 escaños.  En Comú Podem también defiende entre sus pilares el derecho al referéndum de la autodeterminación de Catalunya,  y de esta manera nace una alternativa hegemónica catalanista desde la izquierda al proyecto de Mas que buscó en todo momento monopolizar la batalla soberanista.

En España, con la caída de Mas y la incertidumbre de nuevas elecciones catalanas, dando paso a que ahora se debe conformar el nuevo gobierno español antes que el catalán, el pacto de Unidad Nacional entre PP y PSOE no se vería tan pertinente. De esta manera el sector del PSOE contrarío al pacto con PP no sería atacado por el discurso antiindependentista interno. Y priorizándose el escenario de emergencia económica y social por encima de temas nacionalistas, nunca sin olvidarse, intentará generar cercanía con PODEMOS justificando algunas reformas en derechos sociales. Esta cercanía puede hacer que las mismas fuerzas nacionalistas vascas y catalanas entren en la negociación para dar apoyo en la investidura, no por ser su panacea sino porque estratégicamente un pacto entre PSOE y PODEMOS (que defiende el derecho de autodeterminación) puede abrir posibilidades para sus objetivos independentistas, posibilidades que nunca tendrán en un gobierno del PP.

En definitiva, la organización política rupturista de izquierdas e independentista catalana, la CUP, tiene este domingo en sus manos no solo la llave de la Generalitat de Catalunya sino también sus decisiones serán claves para qué tipo de gobierno se constituirá en Madrid.  Una jugada jamás esperada, sobre que una fuerza política catalana que nunca se ha presentado a las elecciones generales pueda tener tanta incidencia indirecta en España, pero que deja claro que no puede seguir habiendo un gobierno en Madrid que no escuche a Catalunya.

 

[1] http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Ada-Colau-presidenta-Generalitat-Gobierno_0_2628337149.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones escritas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La CUP y la sentencia final: Posibilidad de cambiar España desde Cataluña

  1. Antonio dijo:

    No puede tener Cataluña un gobierno que solo critique al español y acuse de que les roba, cuando los principales ladrones están en casa y para mas INRI. Ni siquiera encarcelados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s