Obama, Pablo Iglesias, y Bienvenido Mr Marshall

Sin títuloEl presidente estadounidense Barack Obama ha pisado ya suelo ibérico. Un Presidente que finaliza en noviembre sus 8 años de gestión y podrá pasar a la historia como el Presidente de la “Contradicción”.

El primer Presidente afroamericano en Estados Unidos que representa un avance contra el Racismo y en 2015 de 1134 asesinatos de la policía la mayoría eran “negros”[1]. Un Presidente que gritó en su primera campaña “Yes We Can” pero poco cambió el rumbo de Estados Unidos creciendo la desigualdad y pobreza según la OCDE[2]. O un Presidente a quien le otorgaron el Premio Nobel de la Paz en 2009 y ha realizado más intervenciones militares, directas e indirectas, que su antecesor Bush[3] pasando de la “Guerra Fría a la Guerra Caliente”.

Un Presidente tan contradictorio que a la vez acelerará con su visita oficial las contradicciones existentes en el Estado Español. No será en la de las organizaciones simples, homogéneas, y cerrados (¿vieja política?), tampoco en las cercanas al IBEX 35 y al neoliberalismo (¿podemos de derechas?) pero si en las organizaciones confluyentes, heterogéneas y abiertas (¿nueva política?)

Obama tenía como agenda inicial estar tres días en el Estado Español. Iniciando su visita en Sevilla, y posteriormente trasladándose a Rota (Cádiz) y Madrid. Lugares donde hay bases militares norteamericanas. Finalmente, por un tiroteo que dejó a 5 policías muertos en Dallas (Texas) estará menos de 24 horas. La visita de Obama a España, su primera y única de carácter oficial, es un gesto de agradecimiento por ser España “un importante aliado de la OTAN” y ampliar el uso de las bases militares de Rota y Morón para Estados Unidos. Una visita finalmente de diplomacia militar.

Una de las características de la visita es que en la base militar madrileña de Torrejón de Ardoz Obama se reunirá a horas de la tarde, y después de su encuentro mañanero con el monarca Felipe VI y el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy en la Moncloa, con los líderes políticos del PSOE, Pedro Sánchez, de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera.

Sobre la etiquetada nueva política, estos días la cúpula de PODEMOS ha tenido sus intervenciones sobre la nueva etapa a la que están abocados tras las elecciones del 26J. Una etapa, que como dijo el mismo Pablo Iglesias “de fase de estabilización menos sexy”, “de guerra de posiciones”, “de partisanos a ejercito regular”, “un desafío que me impresiona e incluso acojona”[4]. En definitiva una fase de contradicciones. Y algo veremos este domingo en el encuentro de Pablo Iglesias y Obama.

Militantes y simpatizantes de Unidos Podemos, y no sólo gente identificados con Izquierda Unida o Izquierda Anticapitalista, han empezado a hacer campaña contra la visita de Obama a España. Desde la Plataforma Andaluza contra las Bases Militares o la Marchas de la Dignidad ha sonado el lema “Obama Go Home”. Mientras el número uno de la lista Unidos Podemos se reunirá con Obama, muchas de las bases saldrán a las calles y escribirán en las redes contra la visita del presidente norteamericano. Contra el Imperialismo Norteamericano. ¿Contradicción, verdad? Ahí está la búsqueda del punto de equilibrio de Unidos Podemos. Si Pablo Iglesias no acudiera al evento la etiqueta de antidemocráta, antidiplomático, extremista de izquierdas, y un sin fin,… empezarán a sonar. Y a la vez, el hecho de acudir genera un malestar a una parte de los militantes y votantes de Unidos Podemos.

Pablo Iglesias se enfrenta a una contradicción que le será constante en 4 años. No perder la esencia de la política ciudadana, de la calle, de las mayorías, del sentido común,… pero a la vez no alejarse de su rol institucional de parlamentario y líder de la tercera fuerza más votada. No alejarse de movimientos sociales que son pulmón contra la Austeridad, los necesita, pero tampoco ser etiquetado de un político protestón parainstitucional de la extrema izquierda.

Pablo, debes pensar paso a paso el punto de equilibrio de la nueva política del sentido común; “estar en las instituciones pero sin creer en esas instituciones”, “cambiar desde adentro sin que lo de adentro te cambie a ti”,… y por lo tanto con Obama saber hacer tu trabajo diplomático rompiendo con la diplomacia de subyugación de España con Estados Unidos desde los años 60. ¿Y qué hacer?                                

Es lógico que no vayas al evento con Obama con una bandera de “OTAN NO, BASES FUERA”, ni tampoco quemar ningún trapo de estrellas y líneas. Pero tampoco es lógico no copiar la docilidad de Sánchez o Rivera. El principal mecanismo de protesta del sentido común es la Cultura. Me acuerdo cuando un líder latinoamericano regaló a Obama el libro de Eduardo Galeano “Las Venas Abiertas de América Latina” en 2009 en la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago. Este líder era Hugo Chávez. Nadie más que él, en el siglo XXI y en América Latina, ha sido más demonizado por las corporaciones mediáticas etiquetándolo de dictador, violador de los Derechos Humanos, comunista como etiqueta negativa, y un sin fin de calumnias. Pero ese día, poco pudieron hacer. Chávez usó la cultura propia de América Latina como herramienta de batalla, una herramienta del sentido común. Un libro que “no es de derechas ni de izquierdas”

Pablo Iglesias ha regalado en diferentes encuentros políticos, con su medido objetivo, al Rey de España Felipe VI “Juego de Tronos”, o a Pedro Sánchez “Historia del Baloncesto en España”, o “Juan de Mairena” de Antonio Machado a Rajoy, entre algunos ejemplos. ¿Y cuál es el regalo a Obama?

No creo que sea funcional la serie “The Wire” que tanto gusta  a Pablo Iglesias y a Obama. No hay nada más propio de la Historia de España, no hay nada más propio que no ser de derechas ni de izquierdas sino del sentido común, no hay nada más propio que ser buena cultura, y no hay nada más propio de identificar la relación entre España y Estados Unidos,… que “Bienvenido, Mr. Marshall” de Luis García Berlanga.

Una película de especial fondo político culto que hace reír a las mayorías. Una película que es producida en la España rural donde el voto de Podemos no es prioritario. Una película hecha por un director comunista que encantó a mucho anticomunista. Una película que recupera la idea de Pueblo como Patria contra la Patria de los poderosos burlándose del mismo pueblo.

No hay mejor obsequio que una película llena de “contradicciones” para regalársela el líder del “contradictorio” Unidos Podemos al Presidente de los Estados Unidos lleno de contradichos y contrahechos. Suerte mañana Pablo con el equilibrio entre “Go Home y Bienvenido Mr. Obama”.

[1] https://www.theguardian.com/us-news/2015/dec/31/the-counted-police-killings-2015-young-black-men

[2] http://www.oecd.org/unitedstates/us-economy-growing-steadily-but-key-reforms-needed.htm

[3] http://www.nytimes.com/es/2016/05/18/el-inesperado-legado-de-obama-ocho-anos-de-guerra/

[4] http://www.lavanguardia.com/politica/20160704/402958121336/pablo-iglesias-rechaza-cuestionado.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones escritas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s